Historia

 

Cuando los caballos son asunto de familia

 

Emplazado a novecientos kilómetros al sur de Santiago en uno de los paisajes más imponentes de la Región de Los Lagos y vigilado por el milenario cráter nevado del volcán Osorno, el Criadero Las Callanas revela su presencia en manadas de caballos pastando en libertad en potreros de vastas extensiones. Ahí, en perfecta mancomunión con la naturaleza y su paz, habita una selección de la más selectas yeguas madres de la historia del caballo chileno, recopilación conseguida tras muchos años de búsqueda y análisis de las más calificadas madres, todas de gran valor genético y provenientes exclusivamente de las corrientes de sangres fundamentales en el caballo chileno actual, vientres de alta calificación y acreditados éxitos funcionales y morfológicos.

 

Con ese valioso elemento genético proveniente de la más antigua selección genealógica del Caballo Chileno, Las Callanas se llena en cada primavera de los frutos de los mejores vientres y reproductores del país, conformando con la rigurosa selección desde sus orígenes una manada de gran prestigio a nivel nacional. Es precisamente con esta genética y aplicando métodos modernos de crianza, que su propietario, el criador Gonzalo Vial Concha, dirige personalmente su crianza, destinando con prolijidad y basado en su experiencias y resultados, su selección de yeguas madres a los reproductores, dándole así rumbo y sentido a su crianza basada en la alta selección deportiva y morfológica, dos fundamentos que le permitieron formar caballos de muy buena morfología y de gran sentido vaquero, permitiéndole en un par de décadas el prestigio de conseguir los más valiosos premios nacionales de morfología en Chile e internacionalmente coronarse con el récord de Campeón de la Triple Corona del Reinning Internacional, logro que por primera vez es conseguido por un caballo chileno, como lo es Las Callanas-Julito, imponiéndose a todas las razas participantes y en especial al quarters horse, imbatible hasta ahí en la historia de esa disciplina.

 

Para conseguir aquello debió concentrar, probar y seleccionar ejemplares destacados en las altas competencias, todos provenientes de combinaciones de sangres de probados éxitos funcionales.

Para ello seleccionó reproductores calificados de la talla de Santa Elba-Despunte (Taco y Cascarilla, por Refuerzo), Piguchén-Capuchino (Retoque y Que Chica), Río Claro-Contento (Tiento y Porfía), Piguchén-Emeterio (Tiento y Ociosa), La Amanecida-Lamentado (Papayero y Esperanza), La Amanecida-Pelusón (Rotoso y Pelusa), La Mañana-Arrayán (Juguete y Comadrita), Piguchén-Juvenal (Rotoso y Esta Chica), La Amanecida-Entrevero (Estribillo y Marmita), Los Gachos-Jamás Nunca (Jalea Real y Cabrería, por Aniversario), Piguchén Numerario (Contento y Carmela), sumando luego sangres potentes en estructura como Cullaima-Eclipse (Estallido y Revista), Cun Cun-Queule ( Estallero en Domigo y Quebradita), Santa Isabel-Derrotado (Rico Raco y Escarcha), Las Callanas–Bajativo (Capuchino y Desganada), Las Callanas–Gallogiro (Emeterio y Revista), dando cuenta con la incorporación de reproductores nacidos en Las Callanas, como Caldo Negro, Derrotado, Bajativo y GalloGiro, que la genética buscada ya está concentrada en sementales originarios del criadero y probados en obra.

 

A lo anterior y buscando seguir mejorando, Las Callanas incorpora la principal combinación del criadero Santa Isabel con el reproductor Acero (Escorpión y Ociosa) manteniendo vigente las sangres de mayor liga deportiva. Finalmente obtiene su obra maestra: Las Callanas-Caldo Negro, potro negro de su absoluta autoría y que tras llevarlo en todas las etapas de su adiestramiento con dedicación y afecto de criador, lo "acerca al toro" en su campo solitariamente haciéndolo topear a campo y luego atajar en la medialuna de la casa. Así, tras formarlo y hacerlo su preferido, asoma a Caldo Negro a las pistas mostrándolo en el rodeo de Collipulli donde le ratifica su enorme poderío en la final.

 

Ahora, sin dudas tras haberlo probado en funcionalidad y sentido vaquero, designa a este potro como su reproductor base considerando el especial significado de ser hijo de Capuchino y Galponera, su yegua originaria, análisis que le hace presentarle al potro negro una selección de yeguas pensando en definir su progenie, objetivo que consigue largamente.

Con estos potros, preferentemente con Caldo Negro, actualmente logró moldear la mejor calidad en su caballada, circunstancia que le permite mirar el futuro con tranquilidad y gran proyección deportiva en esta etapa que comienza en esta temporada 2013-2014, donde los caballos de Las Callanas aparecerán en el rodeo para construir el siguiente eslabón en esa cadena que construye la tradición de criar buenos caballos.

 

En función de aquello y habiéndolo proyectado, consolida su sueño seleccionando líneas maternas firmes y de gran prestigio, como Piguchén-Clementina (No Me Toques y Pitagua); Quillaycillo-Buena Moza, (Remehue y Vespertina); Revista (Retoque e Iberia); Rebuscada (Retoque y Esperanza); Esquinita (Esquinazo y Ficha); Lo Miranda Felpa (Salteador y Segadora); La Amanecida Estampa (Estribillo y Buena Moza); Lo Miranda Orgullosa  (Roto Choro y Felpa); Piragua (Estribillo y Lista); Galponera (Pilme y Gualeta) madre de Caldo Negro; Piguchén Desganada (Puelche y Ociosa), por mencionar algunas de las más emblemáticas.

 

Con esa base genética, métodos modernos en el manejo de los potrillos, donde la aplicación del "imprinting" aporta la sociabilización se hace fundamental para ganar la confianza con el hombre y la identificación por microchips un mejor conocimiento de cada individuo, la transferencia embrionaria y en un entorno ideal para la buena crianza, Las Callanas trabaja consciente y dedicadamente por varias temporadas hasta hacer su base genética, seleccionando para ello rigurosamente y en cada temporada a las mejores potrancas con las que luego establece los cimientos de su crianza actual, aquella que es reconocida y valorada indiscutiblemente en las exposiciones del país y que corre con sus hijos entusiastamente, baste recordar lo hecho por el criador en el Campeonato Nacional de Rodeo 2006 con su hijo menor Diego, de solo catorce años en aquel tiempo, donde además clasificó sus potros criollos Las Callanas-Confidente y Las Callanas-Bajativo, dos propios hermanos de su criadero con cruzas que él mismo dispuso señalando a Piguchén-Capuchino y Piguchén-Desganada. En ese sentido manifiesta: "Soy amante de los caballos y los crío para montarlos con mis hijos y mis amigos, por eso es que aplico el método antiguo de crianza, donde la rusticidad se templa en la vida de las manadas, único lugar donde los caballos encuentran su mejor resguardo, libres, bebiendo buenas aguas y ligándose con la naturaleza en toda su forma. En Las Callanas intervenimos solo para tenerles empastadas diversas que les proporciones los nutrientes necesarios para su mejor formación".

 

En ese entorno pensado en el caballo, Las Callanas exhibe su progenie en Chile y en el extranjero, ahora presentando potrillos y potrancas de su marca, especialmente de Capuchino, Acero y Caldo Negro, potro que con solo cinco años se corona como Campeón Nacional de la Raza repitiendo aquel logro consecutivamente el año 2006 en la exigente Exposición Nacional de Caballos, triunfos a los que se suman muchos más conseguidos en exposiciones regionales donde Las Callanas principalmente con sus hijos, y también los de sus otros reproductores,  acapara elogios y escarapelas regionales, culminando su presencia en las finales nacionales de exposiciones donde consigue seguidamente los premios principales, como son "Reproductor y familia" con hijos de Caldo Negro, y "Campeón Nacional Criadero"  con diferentes selecciones de productos, siendo actualmente indiscutido por la calidad y resultados zootécnicos de su caballada.

 

El largo trabajo emprendido ha rendido los frutos esperados en esta etapa hermosa que es la crianza y el asomo a la competencia. Aquel sistema ha sido reconocido en el extranjero desde donde han venido importantes criadores de Argentina, Brasil, Uruguay, México, España, Estado Unidos, Jordania, países donde actualmente reproducen sangres de Las Callanas, especialmente en Brasil con los potros Las Callanas-Caldo Negro y Las Callanas-Chilquero, ambos de gran potencial destinados al mejoramiento racial y la consolidación de una manada que aporte en la tierra gaucha de Rio Grande do Sul.

 

Actualmente el filtro del tiempo, las experiencias y los resultados conseguidos, han hecho que el criadero reproduzca alrededor de veinte madres emblemáticas, además yeguas de crías interesantes para reforzar algunos aspectos buscados, además de potrancas calificadas que producen potrillos que le dan sinergia a la vida del campo, ilusiones que refrescan año a tras año una tradición que la familia Vial ha mantenido con orgullo desde el siglo antepasado, cuando su antecesor don Diego Vial Guzmán inauguró los históricos registros genealógicos de la raza caballar chilena (los terceros más antiguos del mundo) inscribiendo su potro Bronce con el número uno en el pionero stud book, una liturgia que se ha repetido cada año y desde aquel mismo acto hasta convertirse en esa tradición de familia.

 

Eso es Las Callanas, un universo donde hombre y caballo conviven en armonía.

 

 

Hitos

 

Caballo Chileno Rumbo a Jordania

 

Su Alteza Real, la Princesa Haya Bint Al Hussein de Jordania, hija del mítico Rey Hussey y esposa del Jeque Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, Primer Ministro de Dubai y uno de los hombres más ricos del mundo, envió por sus caballos criollos chilenos en vuelo especial de la aerolínea holandesa Martinair, especializada en el transporte de caballos finos, según informó el portal Criollos.cl, por lo que a contar de ahora nuestra la raza del Caballo Criollo estará presente en el Imperial Stud de Jordania, la vitrina más importante y exclusiva del mundo de los caballos.

 

Las Callanas Ladera y Las Callanas Julepe son los primeros caballos criollos chilenos en regresar a su origen primario en Medio Oriente, desde donde hace más de mil quinientos años iniciaron el viaje que los llevó montados por los conquistadores árabes hasta la Berbería, antes de cruzar Gibraltar para fusionarse con el caballo de España por siete siglos. De ahí, de esa fusión, el descubridor Cristóbal Colón trajo en su segundo viaje los primeros a América.

 

Por ello aquella tarde que nos regaló la Princesa Haya Bint Al Hussein de Jordania será aparte de inolvidable, histórica, y un privilegio para el reducido y selecto grupo que tuvo acceso a esta ceremonia privada. El hito más importante fue sin duda su encuentro con el Caballo Chileno y los huasos, jinetes que le brindaron una consistente exhibición del caballo y el rodeo que fue la antesala para que la Princesa Haya conociera y admirara sus caballos criollos chilenos.

 

Fue un momento mágico, iluminado por su aura magnífica y distinguida belleza que coronó una ceremonia impecable organizada por el centenario club de equitación Santiago Paperchase Club y el Criadero Las Callanas en nombre de todos los huasos y criollistas de América, un hito que hoy se completa con el viaje de estos dos magníficos ejemplares que el criador Gonzalo Vial Concha y su familia entregaron en persona a Su Majestad, quien fascinada manifestó su asombro de la mansedumbre y belleza del criollo y a su jinete, el huaso, especialmente por su colorido atuendo y "las joyas que usa como espuelas", refiriéndose a las chapeadas que portaba el jinete Pepe Romero que desmontado le enseñaba su vestimenta y aperos a Su Majestad. Bastó aquel comentario para que a una imperceptible señal del criador Gonzalo Vial el arreglador de Las Callanas se despojara de sus espuelas y se las brindara a la Princesa  Haya, que tras tenerla en sus manos e inspeccionarlas en detalle algunos minutos, se las entregó a su jefe de seguridad que celosamente las llevó al auto.

 

Detalles como este hubo varios en esos momentos en que Su Majestad se sintió acogida por los jinetes del Santiago Paperchasse Club, instantes donde compartió con algunas personas y se manifestó interesada en la historia del caballo criollo y la equitación nacional, exhibiendo a cada momento su gran sencillez y valor como autoridad mundial del distinguido universo del caballo.

 

Finalmente, cabe registrar que Su Alteza Real, la Princesa Haya de Jordania, quien además es Presidenta de la Federación Ecuestre Internacional (FEI), mantuvo permanente contacto con el criadero Las Callanas para estar al tanto de sus caballos en Chile, interés que mantuvo desde aquel día en que los conoció y se apartó de su rígido protocolo para acercarse a ellos, conocerlos y tocarlos, demostrando estar maravillada con la estructura y especialmente con la mirada apacible del potrito Las Callanas-Julepe y la linda potranca Las Callanas-Ladera, sentimientos que la revelaron como una verdadera entusiasta de los caballos, requiriendo datos y haciendo comentarios sobre el caballo criollo, dejando ver su muy prolija preparación en todos los temas que le interesan.

 

Con la salida de este vuelo que llevará los primeros ejemplares a Medio Oriente, el Caballo Criollo Chileno cerró una historia de quince siglos.

 

 

 

En torno a la Nacional, la FICCC y otros asuntos

 

Pensando en lo que viene para el mundo del caballo criollo chileno,  conversamos durante un extenso viaje de ver y comparar caballos con el criador  Gonzalo Vial Concha, propietario del criadero actual campeón nacional de  exposiciones. Como los conceptos vertidos le hacen mucho soporte a la temática  actual del mundo de los criadores, quisimos aportar un poco a la conversación  que será el tema a tratar en la cita del próximo jueves 20 de enero en el parque Socabío de Los Ángeles, día de la Exposición Nacional. Como el viaje fue largo y  los caballos que vimos fueron más de dos mil, hubo tiempo para hablar de  exposiciones y de morfología, luego cortamos por el camino de las precisiones  conceptuales y del Freno de Oro del 2012, para terminar en el plano personal  donde por un momento dejó ver su alma de huaso, ahora blindada por las circunstancias humanas.

 

No resulta fácil arrear al hombre para el lado de los pronunciamientos definitivos, incluso aquellos que lo afectan de cualquier manera, pues se  refugia en sus razones y se adentra en el tema de los caballos, donde se hace fuerte al ser un conocedor avanzado en esta materia. Vial es hombre de caballos, un mundo que habita y donde se siente a sus anchas; allí reina y se siente  cómodo. Quizás por ello sea que para adentrarlo en los temas actuales y que le  importan al mundo de la dirigencia hay que pasar por el potrero de los  conceptos, derribar las trancas de los prejuicios y adentrarse francamente en  los compromisos que permitan unir y reunirse en beneficio del caballo. Así  conversamos un poco de la FICCC, del caballo y su arreglo y también del Freno de  Oro y sus aspectos conceptuales, una conversación que resumimos y que les  entregamos para ir adentrándonos en el mundo de los criadores y sus afanes.

 

Una Voz Autorizada:

 

Entre caballos, amigos interesantes y caballistas y apurados viajes en  carreteras rectas que muestran el horizonte infinito y que apenas dan tiempo  para un sándwich y un refresco a la carrera para llegar a ver los potrillos  hijos de la yegua aquella "de la que hablábamos", le preguntamos al propietario  del criadero Las Callanas, Gonzalo Vial Concha, sobre su próxima participación  en Los Ángeles y el significado que tenía para él estar presente nuevamente en  esta final de la raza. Primero hizo un largo silencio y cuando parecía que la  pregunta quedaría sin respuesta nos dijo: "Para los criadores es sin duda muy  importante estar presente en una exposición donde están los mejores caballos del  país. Hasta ahora a Las Callanas le ha ido muy bien en las exposiciones, y eso  nos tiene muy contentos, pues ahí es justamente donde se mide el trabajo del  criador, y lo hacen los jueces oficiales, toda gente capacitada que con sus  explicaciones técnicas nos dan el rumbo a seguir. Ellos son la voz y la  experiencia y la enseñanza, por ello concurrimos a aprender de sus fallos y  nunca asistimos con el solo propósito de ganar".

 

 

Criadero Las Callanas

Fundo Las Callanas

Caracol - San Pablo

Chile